Cargando...
  • Lumineers: la revolución de la sonrisa

    Presentamos la revolución de los tratamientos estéticos en odontología. Las carillas cerámicas altamente resistentes y prácticamente sin tallado dentario.

    Si usted desea tener una sonrisa armoniosa, más blanca y brillante, las láminas en porcelana, también conocidas como Lumineers son la mejor alternativa para lograrlo.

    Son delgadas ( 0.5 mm de grosor aproximadamente) y muy resistentes ya que son elaboradas en sistemas CAD CAM (Diseño y elaboracion asistida por ordenador).

    Brindan un color permanente, resistencia y alta estética, adicionalmente son confortables, duraderas y de fácil mantenimiento.

    Lo más importante de este sistema es que no es necesario desgastar los dientes, lo cual nos evita el uso de anestesia y elimina el dolor y la molestia. 

    Sirven para cerrar espacios, alterar el tamaño y forma de los dientes, cubrir defectos superficiales y profundos, eliminar manchas y mucho más.

    Las láminas le brindan una apariencia de salud a su sonrisa, conservan intacta la estructura dental y se elaboran en tan solo dos citas.

    Con las láminas al igual que con las carillas (donde si hay desgaste dental mínimo)  se pueden cerrar espacios entre los dientes, reparar defectos del esmalte y malformaciones por antibióticos o problemas genéticos. 

    Con ellas el paciente puede lucir una sonrisa blanca y agradable en poco tiempo, mejorando su autoestima y presentación personal.

    Después del proceso 

    Los pacientes pueden experimentar alguna sensibilidad a los cambios térmicos como con las resinas, pero estos normalmente desaparecen a los pocos días. También se recomienda no morder objetos duros con esos dientes, ni realizar fuerzas extremas, ya que podrían fracturar la restauración, esto especialmente si es usted paciente que aprieta los dientes en las noches, para lo cual su odontólogo puede proteger la carilla con una placa de mordida nocturna.

    Ellas necesitan ser limpiadas y cepilladas como los dientes naturales para mantener su  adaptación perfecta. 

    Las carillas pueden perdurar en boca por varios años dependiendo del cuidado del paciente (correcta higiene) y de los controles que se realice. 

    La fotografía inicial es fundamental para la realización de carillas en porcelana, ya que el odontólogo puede mostrarle los cambios al paciente por medio de un software de diseño o realizando un encerado con el nuevo tamaño y forma de los dientes, sobreponiendolo a los del paciente para que este aprecie los cambios que tendrá antes de que se tallen los dientes naturales. 

    Esta fotografía también es muy importante para la historia clínica, consentimiento del paciente y para poder comparar el antes y el después del tratamiento. 

    Luego de preparar los dientes, se colocan hilos separadores de encía, para evitar que los fluidos orales como la sangre y la saliva dañen la impresión. También se hace esto para preparar mejor la línea terminal logrando una copia exacta de las estructuras dentarias. 

    Esto  nos permite dejar la lámina uno o dos milímetros por debajo del borde de la encía, mejorando la apariencia estética ya que no se notará la línea de unión entre la lámina y el diente. 

    El proceso de cementación es muy delicado y en él se puede echar a perder todo el trabajo previo, por esto es importante que se lleven a cabo cada uno de los procedimientos indicados para ello como son la desmineralización del diente como se aprecia en esta foto, la colocación de hilos, la separación de las laminas entre si, la correcta aplicación del cemento de resina, la no aplicación de activador químico, la eliminación de todos los restos que puedan quedar entre la encía y otros aspectos técnicos que un profesional capacitado conoce perfectamente. 

    Para elaborar las carillas se toma un modelo inicial del paciente para tener la referencia necesaria de la forma y tamaño de las carillas. Se toman varias guías en silicona, una vestibular para tallar los dientes, otra para el laboratorio, con el fin de que no se altere el tamaño de los dientes y la última para temporalizar. 

    Se inicia la preparación de la superficie dental, desgastando únicamente el tejido necesario, utilizando siempre las guías de silicona elaboradas para tal fín. 

    Guía de silicona, la cual nos muestra que ya tenemos el espacio suficiente en el borde del diente para poder elaborar las carillas. 

    Colocación de los hilos retractores o separadores de encía, los cuales nos permiten tomar una impresión más fiel de la preparación. 

    Utilizando la guía de silicona para temporalizar, se elaboran las carillas provisionales rellenando la silicona con acrílico, llevandola a boca y copiando el tamaño y forma original de los dientes.

    Carillas en porcelana terminadas después de unos pocos días. Para los pacientes que no pueden permanecer en la ciudad por más de 5 días, se elaboran las carillas en sistema computarizado CAD CAM, las cuales pueden hacerse en un solo día. 

    La impresión definitiva se toma en silicona de adición, un material altamente confiable que reproduce con exactitud la estructura dental. 

    Después de tomar el color definitivo ya sea directamente por parte del profesional, con la ayuda del técnico dental o con alguno de los equipos especializados como el colorímetro, el técnico inicia su labor de estructurar cada una de las carillas hasta darles una apariencia final natural y altamente estética. 

    Aquí apreciamos el aspecto final del paciente, el cambio ha sido radical y su sonrisa luce más joven, natural y llena de vida. 

    Esta técnica ha logrado cambiar el aspecto de muchos años de un paciente en tan solo un par de días. 

    Es importante que el paciente acuda a un odontólogo capacitado, quien a su vez debe contar con un excelente laboratorio dental. Esto garantizará el resultado final. 
     

Comparte esta noticia en tus redes