Cargando...
  • Botox: la solución para la sudación axilar excesiva sin cirugía.

    El exceso de sudoración axilar supone un problema para muchas personas, que afecta negativamente a su calidad de vida.
    El tratamiento con Bótox elimina este problema de forma muy efectiva, duradera y con seguridad, produciendo una gran satisfacción en los pacientes.



    El sudor es algo fisiológico, ya que regula la temperatura corporal, elimina el exceso de calor, expulsa restos de fármacos, etc...; sin embargo, cuando la sudoración es excesiva, tiene un gran impacto en la calidad de vida de las personas. No sólo les limita su forma de vestir (buscan prendas anchas, que no se marque demasiado las manchas, se cambian de ropa dos o tres veces al día, etc...), sino que también les afecta a la autoestima, a la seguridad en sí mismos, huyendo de eventos sociales, e incluso condicionando el trabajo que pueden desempeñar.

    ¿En qué consiste el tratamiento?

    Consiste en inyectar en la piel pequeñas dosis de toxina botulínica: Bótox, que actúa bloqueando las señales nerviosas que regulan las glándulas sudoríparas.

    Dividimos la zona afectada dibujando pequeñas celdas de 1,5 cm, aproximadamente, y en ellas realizamos pequeños habones de forma superficial.El tratamiento es indoloro y no precisa anestesia. Aunque para minimizar las molestias de las inyecciones recomendamos el uso de un anestésico tópico.

    Se realiza en la misma consulta y la paciente puede realizar su vida normal inmediatamente.

     

Comparte esta noticia en tus redes